martes, 31 de diciembre de 2013

NACIMIENTO



Y así comienza nuestra historia. Aquí estamos Claudia Schiffer y yo de pequeños. El “copying” llega hasta la infancia y mi búsqueda de imágenes originales y únicas de Claudia va más allá. Hasta cuando no sabía de su existencia, nuestros mundos tenían algo en común. Pero en el fondo Claudia y yo somos un elemento más. Lo importante son las vivencias, el destino y los sueños que nos rodean desde la infancia. Todo eso que hace que seamos como somos.

Ya es momento de desvelar algo, porque ahora queda un año nuevo por escribir. Volver a tu esencia para conocer tu yo más auténtico. Fue en este lugar verde y en verano donde comencé a creer en las musas. Un lugar mágico llamado Lles donde hace muchos años nació de alguna manera lo que hoy es Copying & Living Claudia.

¿Escribimos nosotros nuestro propio destino?
A Claudia y a mí nos queda mucho por contar y este puede ser un buen año para empezar a hacerlo. Porque ahora Claudia deja el significado original que tenía para mí y me traslada a la infancia. Inspiración, musas y demonios, todo junto y mezclado, positivo y negativo, hombre y mujer. En el fondo las musas, como una obsesión, representan a ese ser soñador y contradictorio que nos acompaña. En 2014, y seguro más adelante, este proyecto me acompañará como una esencia que me suma y me da un sentido. Y si sumamos las cifras de 2014 nos dan como resultado un 7: 7 colores del arco iris, 7 maravillas del mundo, 7 pecados capitales, 7 días de la semana e incluso los 7 enanitos de Blanca Nieves. Parece una broma, pero es así. No lo sé, quizás el 7 tenga algo especial que atrae al hombre de alguna manera. Como le atraen los símbolos, ya que además de número mágico, el 2014 también tiene un animal que le representa, el caballo, que para los chinos simboliza el triunfo y la victoria.

Este simbolismo del que os hablo y la propia suerte tienen un valor importante en la ilusión que nos motiva a seguir. Ojalá todos podamos escribir nuestro destino con ilusión cada año nuevo que comienza. Y si el destino o la gente nos lo pone difícil podemos borrar a quien no se ha portado bien, pero no debemos arrancar las hojas para así aprender y escribir otras nuevas.

Sea como sea quizás todos estos simbolismos sean una necesidad de magia para la rutina del día a día e igual no pase nada especial, quizás no debamos esperar mucho. Incluso probablemente 2014 solo sea un año más en nuestra vida. Aunque para ser sincero yo siento que nazco porque tengo algo nuevo que contar y enseñar. Ahora tenemos un nuevo año para escribir nuestro día a día y vivirlo. Os deseo muchas hojas buenas por vivir y escribir en 2014 ;)

PD: Si, la de la foto es de verdad Claudia de pequeña. Y si, el lápiz pone Made in Germany... ;)

Y para finalizar el sortilegio, os voy a desvelar que llevo 25 años celebrando cada Nochevieja con un dibujo de Sonÿ. Tradición que sigo manteniendo y en la que cada año diseño algo nuevo para ella. En esta ocasión (por primera vez publica) en el dibujo queda la esencia del boceto y del escaneo donde una Sonÿ un poco princesa Disney, un poco Schiffer, y un poco Rafaella Carrá me devuelve a la infancia. Una musa que me acompaña desde mi niñez y que tiene mucho que ver con Claudia y conmigo, de hecho quizás yo sea una extensión de ella en mi proyecto.



Podéis ver más sobre Sonÿ aquí: Sony the muse

Ysi, Sonÿ cumple hoy 25... ¿Cuanto son 2+5?
El destino es caprichoso ;)